sábado, 19 de julio de 2008

¿Cómo se redacta una composición?

La composición literaria constituye un complejo proceso porque exige determinar y dominar estrategias que van más allá de la simple apropiación del código gráfico y del sistema lingüístico. Cada autor intenta justificar su uso particular. Así, por ejemplo, GALÍ HERRERA, J.: Didáctica del lenguaje, Barcelona, Teide, 1974, pág. 83, dice “Redacción y composición no es la misma cosa; llamaremos redacción a la expresión escrita espontánea del niño y composición a la expresión escrita, reflexiva y ordenada”.

Para BASULTO, Hilda: Curso de redacción dinámica, México, Trillas, 1977, pág. 15, insiste en que “hay diferencia entre redactar y componer. En la composición los elementos se crean o se combinan a gusto, con entera libertad y con una dosis más o menos copiosa de la tan preciada originalidad... La composición supone llegar a la verdadera creación.

Producir o componer un texto escrito exige elegir un tema y un conjunto de ideas vinculadas a él y que contribuyen a dar unidad y coherencia al conjunto; requiere jerarquizar las ideas, es decir, diferenciar aquellas ideas que son esenciales de aquéllas que son secundarias, establecer relaciones entre todas y darles coherencia; exige seleccionar palabras y frases ajustadas a las normas gramaticales, que reflejan con la mayor claridad y exactitud posibles conceptos, ideas o sentimientos que se quieren expresar; además, requiere el uso de formas de expresión escrita, tales como la narración, la descripción, el diálogo, la exposición y la argumentación, e incluso la carta.
En resumen para la redacción de una composición literaria, se deben tener en cuenta los siguientes elementos:
· Tema: El tema debe contener una idea central acompañada de ideas secundarias.

· Secuencia lógica de ideas: Oraciones completas y párrafos desarrollados con ideas creativas, claras y bien sustentadas; uso apropiado de mecanismos coherentes, con una secuencia lógica de las ideas.

· Estructuras gramaticales: Uso adecuado y variado de vocabulario, y de estructuras gramaticales, tales como: adjetivos; verbos en su tiempo y forma correspondientes; adverbios, conjunciones y proposiciones, entre otras.

· Texto: El texto debe ser comprensible, todas las palabras deben estar escritas correctamente; los acentos, la puntuación, tomando en cuenta el uso correcto de las mayúsculas.